Revisar el kilometraje en un coche de segunda mano puede ser un factor fundamental a la hora de comprar un coche de este tipo. Los kilómetros acumulados por cualquier automóvil son un indicador básico que nos permitirá determinar el uso que se le ha dado previamente al vehículo. Nos ayudará a conocer las prestaciones que puede ofrecer el motor y el desgaste de su equipamiento, entre muchas otras cosas.

La importancia del kilometraje en un coche de segunda mano

Los kilómetros del coche siempre tienen un valor significativo en el momento de sondear las diferentes opciones de compra y tomar una decisión adecuada. Es un error muy común la valoración positiva y anticipada de un coche que tiene pocos kilómetros. Debemos revisar previamente diversos aspectos:

El tipo de motor

No es lo mismo un motor diesel que gasolina. Este dato es fundamental para conocer la vida útil del motor. A partir de ahí podemos valorar de manera más o menos positiva la cantidad de kilómetros del vehículo.

Analizar el estado del vehículo

Es fundamental probar el coche antes de la compra. Incluso visitar a un mecánico de nuestra confianza para analizar su estado. Parece algo lógico pero mucha gente lo pasa por alto

Búsqueda de información adicional sobre el modelo

Buscar información adicional sobre el modelo del coche, su año de fabricación, y los posibles defectos generales que se han descubierto con el paso del tiempo nos ayudará en la toma de una decisión. A día de hoy las referencias de otros clientes en internet sobre una compra nos pueden orientar.

Relacionar el kilometraje con el año del coche

Un vehículo de fabricación reciente con menos kilómetros que uno de fabricación antigua puede haber tenido un uso mucho más intenso. Es conveniente hacer una media kilométrica anual del coche para averiguar cuál ha sido su desgaste real.

Comprobación del kilometraje real del vehículo

No debemos conformarnos con la comprobación del cuentakilómetros, ya que puede haber sido manipulado previamente. Un método de verificación bastante efectivo es solicitar al vendedor la tarjeta de ITV y consultar los kilómetros del coche al efectuar las inspecciones, comprobando que los números sean más o menos coincidentes con la cifra del contador.

Solicitar un informe previo

Un informe previo sobre los datos reales del kilometraje del coche de segunda mano, la cantidad de propietarios que ha tenido y las revisiones a las que ha sido sometido, entre otros datos, pueden aportarnos mucha información que nos ayudará a determinar si estamos haciendo una compra rentable y eficiente. En cualquier caso, para asegurarte de la viabilidad técnica de un vehículo, la mejor opción es dejar el trabajo en manos de profesionales. En Tramitacar somos expertos en la elaboración de informes previos. ¡Consúltanos! Estaremos encantados de atenderte.